Vive y sigue viviendo como la vida en un momento

En un mundo eterno donde los pedazos se hacen de momentos, y de momentos se hacen pedazos estamos escribiendo. En un instante de ilusiones y de pedazos escritos, son las paredes y el destino. Escribimos en instantes ocultos, pensamos que hacemos, y pensamos que podemos hacer por los instantes de tiempo; por esos instantes de un momento que somos mas allá de lo que pensamos, por lo que tenemos. Es un pedazo de pared, de pared escrita, es un pedazo de amor, de amor impreso. Es una cachada de cigarro encendido y un humo negro de raíces que tenemos. Raíces que sembramos en la vida. Raíces que vamos sembrando sin alientos y sin saber lo que sabemos, sin hacer lo que hacemos, es un acto de tocar el mundo con las manos. Y tocando el mundo por los instantes de tiempo, y tocamos las rosas y el viento. Y tocamos el vino y tocamos la vida del vecino. Tocamos vidas ajenas, tocamos vidas que nos llenan, y tocamos vidas vacías de tiempo. Tocamos vidas que nos llenan, y tocamos vidas que nos hunden. Tocando todo el tiempo y no sentimos el aliento. Ajenos nos lleva el obscuro momento de un instante. Vivimos en vidas ajenas, y vivimos en la vida nuestra, de tocar no nos damos cuenta, no nos damos cuenta, tocamos. Nos llevamos el peso de pesos en la espalda, nos vamos entre puertas de huir verdades, nos ahogamos en mentiras de mentes, en mentiras nuestras de no escuchar la verdad de ser.
Nos vamos perdiendo en la vida como se pierden las hojas en un bosque. Ser flores, arboles y el trillo, nos perdemos como la tierra seca que se lleva el mendigo. Y el tiempo que pasa y pasa… y pasa… Y pasando pensamos que tenemos tiempo. Pensamos que tenemos mas tiempo y pesamos que es eterno hasta el final se hace, y los relojes se detienen. En ese segundo, en ese instante… Que es de la vida que hicimos? Y cuales eran los colores entre segunderos? Y como cantaron las alarmas a las 12? y como sonó la media noche de la vida que dejamos? Cuantos momentos pedimos? Cuantos momentos diluidos en un café extraño? En los olores de los pasos sin camino, y en el extraño sabor de pasar sin pasos por el destino. Cuanto fuga de nosotros, y de lo que somos? Y cuantas veces nos volvemos a encontrar en el camino?

Lo curioso es, corremos y corremos, y siempre nos tropezamos con nosotros mismos. No importa cuanto nos tapemos los oídos, siempre escuchamos los gritos ahogados de quien somos, y los deseos de nosotros mismos. Inmortales los deseos, así de inmortales el alma, el ojo annejo. No importa cuanto callemos, la orilla, el mar o el cementerio. Vive la lluvia y moja el misterio. Y asi camina, corre y canta. Grita y levanta el día. Llueve y moja las gotas un día, y goza el sabor inodoro de mi boca. Vive y desvivete, y suda a morirte en tus venas. Navega el viento, y en contra, de arriba a abajo en todas las mareas. La vida la tienes ahora, la vida de siempre no se agota. Vive para siempre en el eterno momento de ahora. Luego vendrá el de luego, vendrán otros tiempos, pero tu vive el ahora… para siempre el ahora. Porque ahora siempre ha sido eterno.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: